El Hermitage, San Petersburgo

fuente: fontanka.ru

San Petersburgo es llamada con derecho la capital cultural de Rusia. Su gran abundancia de museos, teatros, centros de exhibiciones y atracciones culturales, enorgullecen a sus residentes. Pero los locales están especialmente orgullosos del Hermitage. De hecho, este museo es conocido en todo el mundo debido a su gran y única colección de pinturas y piezas de arte.

La historia del Hermitage comenzó durante el reinado de Catalina la Grande, quien fundó este gran museo dándole un hermoso nombre francés “Hermitage”, que significa “el refugio de un ermitaño”. El museo comenzó con una colección de 250 pinturas, compradas por Catalina a un mercader de Prusia llamado Gotskovsky. Al principio, la colección, que rápidamente se expandió, fue admirada solo por la emperatriz y algunos de sus favoritos. Pero ya en el siglo XIX el museo abrió sus puertas al público.

Puede pasar toda su vida en el Hermitage sin averiguar todo acerca de sus piezas maestras. ¡La colección del Hermitage se aloja en 5 edificios con 350 cuartos! Los científicos han estimado que para apreciar por completo todas las exhibiciones y tesoros del mundo del arte una persona necesitaría 15 años considerando que utilizará menos de 1 minuto por cada pieza. Por dos siglos y medio el Hermitage ha adquirido una de las colecciones mas grandes del mundo del arte, con cerca de tres millones de objetos representando varias culturas desde la Era de Piedra hasta la actualidad.

La colección del Hermitage cuenta con trabajos de arte de todas la eras y personas: el antiguo Oriente y Egipto, la Edad Media en el Oriente y Europa del Este, Asia y Rusia. Hay cuartos dedicados a España, Francia, Inglaterra, Alemania, Holanda y muchos otros países. Pero algunos de los cuartos más importantes están dedicados al arte de Italia. La perla de orgullo de toda la colección son los trabajos de los famosos maestros del Renacimiento: Leonardo da Vinci, Tiziano, Rafael, Rodin y Michelangelo entre otros.

Además, es posible disfrutar no solo de la riqueza interior del Hermitage, sino también del rico exterior que conforma el magnífico palacio que alberga la colección del Hermitage. El Hermitage consta de 5 edificios que se elevan majestuosamente a lo largo del embarcadero del Río Neva. Los mismos son llamados el Pequeño, el Antiguo, el Nuevo, le Palacio de Invierno y el Teatro del Hermitage. Están conectados los unos a los otros por pasajes internos, corredores, escalinatas y galerías. El palacio principal de este maravilloso conjunto arquitectónico pertenece al Palacio de Invierno diseñado por el arquitecto Bartolomeo Rastrelli en 1754-1762. Solía ser la residencia oficial de los monarcas rusos. Dos años más tarde en sus proximidades, el arquitecto Vallin de la Mothe construyó el Pequeño Hermitage, el cual fue pensado para albergar las colecciones de arte. Desde 1771 a 1781 Felten construyó el Antiguo Hermitage y a partir de 1783 Giacomo Quarenghi comenzó a completar la construcción del Teatro del Hermitage. Los interiores del palacio ceremonial ocupan un lugar especial en la exposición. Las salas del Hermitage exhiben regularmente colecciones de los museos más grandes del mundo.