Mejor Época para Viajar a Tayikistán

Tayikistán está compuesto por extensas montañas y algunos valles y planicies, dominado por dos rangos de montaña que moldean el país y controlan su clima.

Mientras que el clima varía de región en región, en general es uno de los países más húmedos de Asia Central. La mejor época para viajar a Tayikistán depende del interés que tenga al realizar su viaje.

Verano es ideal si planea realizar un viaje por la Carretera Pamir o senderismo en las altas montañas. En otras épocas del año, en especial en invierno, el clima en las alturas, incluyendo muchas partes de la carretera Pamir, puede hacer que el lugar sea difícil de explorar.

Sin embargo, cada estación en Tayikistán llega con una nueva oportunidad para algo mágico, haciendo del país un destino atractivo en cualquier época del año.

Verano en Tayikistán: Tayikistán tiene dos veranos contrastantes. En las ciudades y las áreas bajas, la temperatura aumenta y el paisaje se seca. Sin embargo, el verano es una excelente época para visitar las montañas y realizar senderismo a lo largo de sus maravillosas crestas. En las zonas altas, el verano proporciona una pausa a las casi constantes temperaturas bajo cero, que hacen que explorar estos lugares sea imposible en otras estaciones del año, especialmente cuando la nieve y el hielo bloquean las rutas. En verano, es posible manejar o pasear en bicicleta a lo largo de la Carretera Pamir, la cual en esta época del año no se encuentra obstruida por la nieve. Verano es también la estación de muchos eventos culturales y festivales que celebran la vida en esta región montañosa. Mientras que Tayikistán es un destino fabuloso en cualquier época del año, la mejor época para viajar a Tayikistán es definitivamente el verano.


Otoño en Tayikistán: A medida que el verano finaliza y el otoño comienza a asentarse, las temperaturas descienden, haciendo que explorar las zonas de menos altitud sea más confortable. Cuando cambia la estación, los locales comienzan a recolectar sus cultivos y los mercados se llenan de los más espectaculares y sabrosos productos que uno pueda imaginarse. El comienzo del otoño en Tayikistán tiende a ser relativamente seco y templado, sin embargo, la temperatura puede caer por la noche. Durante el día, es posible explorar los pasajes de montaña y lagos, fotografiando el contraste entre la vibrante agua azul y los otoñales tonos naranjas, antes de que la nieve comienza a instalarse haciendo las rutas inaccesibles. Durante la mayoría del otoño, la Carretera Pamir permanece abierta, pero a medida que noviembre se aproxima, la nieve comienza a formarse en las alturas. Cuando el otoño ya ha avanzado, a medida que el frío se asienta, es la época perfecta para disfrutar de las termas naturales de Tayikistán. Pasar algunas horas en los cálidos manantiales es la manera perfecta de calentarse.


Invierno en Tayikistán: El clima en la mayoría de los lugares es frío y áspero, con substanciales caídas de nieve en las alturas, que hacen inaccesibles muchas de las áreas de montaña hasta la llegada de la primavera. Sin embargo, a pesar de que estas regiones se encuentran cerradas, todavía hay muchas razones para visitar Tayikistán en invierno. Esta es la mejor época para viajar a Tayikistán si tiene intenciones de esquiar o disfrutar fotografiando las montañas nevadas. En las afueras de Dushanbe hay un lugar único para esquiar, el pequeño y recientemente renovado resort Safed Dara. A medida que la nieve cubre las montañas de todo el país, se convierten en increíbles fondos para tomar fotos mientras explora las planicies con la posibilidad de ver las ovejas Marco Polo. La Carretera Pamir se encuentra parcialmente cerrada durante el invierno de Tayikistán, aunque, para valientes aventureros, es todavía posible completar parte de la ruta.


Primavera en Tayikistán: Esta estación marca en año nuevo, con Navruz (Año Nuevo persa) celebrado oficialmente el 21 de marzo. Durante esta ápoca hay muchos festivales y eventos interesantes en todo el país. Tayikistán toma vida en la primavera a medida que el clima se hace cálido rápidamente tras el invierno, las flores comienzan a florecer y los pases de montaña comienzan a hacerse accesibles. Avanzada la primavera, todas las rutas y caminos están abiertos y la Carretera Pamir, incluidos sus muchos pequeños desvíos, pueden ser explorados en su totalidad. Actividades de aventura como parapente, también están disponibles en primavera.