Catedral de Manglisi, Georgia

La Catedral de Manglisi o Catedral Manglisi Sioni o Iglesia de la Santísima Virgen María (georgiano: მანგლისის სიონი) es un templo ortodoxo georgiano que desde 2006 ha sido incluido en la lista de Monumentos Culturales Inamovibles de Significancia Nacional de Georgia.  

Localizada en la región sudeste de la Región de Kvemo Kartli, según se informa, la Catedral de Manglisi guarda una parte de la cruz donde Cristo fue crucificado, un ícono milagroso de la Virgen María y los restos del héroe Theodore Kvelteli, un cura del siglo XVI que salvó al reinado de los invasores otomanos a través de ingeniosas artimañas. Como tal, la iglesia cuenta con una gran significancia religiosa para los cristianos ortodoxos locales.  

Catedral de Manglisi
Catedral de Manglisi
Catedral de Manglisi

Historia de la Catedral  

La Catedral de Manglisi se encuentra entre las iglesias más antiguas de Georgia. De acuerdo con fuentes históricas, un hombre conocido como el obispo John fue enviado por el Emperador Constantine a ver al Rey Mirian, gobernante del Reinado de Iberia, el cual es en la actualidad Georgia. El obispo John llevó consigo reliquias sagradas y tesoros incalculables, incluyendo una pieza de la cruz de Cristo, la cual hoy en día se encuentra expuesta en la catedral Manglisi. Luego de que la cristiandad fuese declarada religión oficial de Iberia en el siglo IV, se otorgó al obispo la autorización para construir una iglesia de piedra en el pueblo de Manglisi. A pesar de que la actual Catedral Manglisi, no es la iglesia original construida por el obispo John, fue presuntamente construida en el siglo V por el Rey Vakhtang Gorgasali, con modificaciones en su apariencia hechas en siglos inciertos.  

Arquitectura 

La Catedral Manglisi se distingue de otras iglesias de Georgia por contar con dos capas de construcción visibles, la primera es una estructura típica de la región, una iglesia con una estructura de cuatro lados y la segunda es un recinto octogonal con un domo en su cima. Este par de formas únicas serviría como modelo para muchas subsecuentes iglesias de Georgia.  

Durante el reinado de Giorgi I (1014-1027), la iglesia contó con extensivas renovaciones. El altar original fue movido, se levantó un nuevo domo y se agregaron un vestíbulo y armarios. Además, se instalaron puertas alrededor del perímetro y el exterior de la iglesia fue decorado con intrincados tallados en relieve. La catedral pasó por más cambios en el siglo XIX bajo el gobierno ruso, siendo su adición más notable la cruz sobre la entrada y una entrada arqueada adherida con una inscripción en ruso. Desafortunadamente, solo algunos de los frescos del siglo XI han sobrevivido.  

Los visitantes de Georgia que aprecian la historia y los monumentos religiosos deben considerar una visita a la tranquila y escénica Catedral de Manglisi.