Historia de Kirguistán

Nómadas, Historia de Kirguistán

Historia de Kirguistán: Desde la Antigüedad hasta Nuestros Días

La historia de Kirguistán abarca desde los antiguos petroglifos hasta la Ruta de la Seda, desde la Unión Soviética hasta un país independiente. Kirguistán ha sido durante mucho tiempo un punto históricamente importante en el centro de Asia, en la confluencia de las rutas comerciales y los imperios. Situada entre los imperios chino, persa, árabe, indio, turco y ruso, la tierra que hoy forma Kirguistán ha cambiado la historia de muchos pueblos, religiones, culturas y viajeros.

Asia Central y las áreas alrededor de Tian Shan han estado habitadas durante miles de años, como lo atestiguan los petroglifos y los hallazgos arqueológicos. Osh, en el sur de Kirguistán, uno de los asentamientos más antiguos de Asia Central, que se conoce desde la antigüedad. Algunos de los primeros pobladores eran paganos nómadas que practicaban el Tengrismo, una antigua religión monoteísta centrada en la naturaleza. Hasta la batalla de Talas, entre la dinastía China Tang y el Califato Árabe Abasí (Abasída) en el año 751 d.C., Asia Central era un territorio en gran parte Budista, aunque ciertamente otras religiones y culturas eran bien conocidas debido a los viajeros de la Ruta de la Seda. La batalla de Talas marcó un punto de inflexión, a partir del cual el Islam comenzó a convertirse en la religión e influencia dominante en la región. Los Karajánidas (Karakhanids) fueron una de las primeras dinastías musulmanas, y mezclaron muchos elementos turcos antiguos con el Islam. Los Karajánidas estuvieron en el poder entre los siglos IX y XI, durante los cuales construyeron la Torre de Burana (todo lo que queda de su capital, Balasagun) y los mausoleos de Uzgen.

A partir del siglo XIII, con la conquista de los mongoles en Asia, la gente que se convirtió en la actual etnia kirguisa se trasladó desde el río Yenisei, en Siberia, a su actual hogar en el Tian Shan. El Tian Shan permaneció bajo el control de los mongoles en varias formas durante varios cientos de años, incluyendo a los calmucos (kalmyks), los oirates y los zúngaros (dzungars), dependiendo de quién había vencido recientemente a quién.

En el siglo XVIII, la dinastía Qing en China había alcanzado su mayor tamaño, y los Oirates se convirtieron en un estado vasallo. Con el surgimiento del Kanato de Kokand a principios del siglo XVIII, Kirguistán cayó bajo el dominio del Kanato. A lo largo de estos siglos anteriores de la historia de Kirguistán, la zona desempeñó un papel vital como parada para los viajeros de la Ruta de la Seda que cruzaban Asia. Los visitantes todavía pueden ver Tash Rabat, un caravanserai (caravasar) de piedra (como un hotel) en la provincia de Naryn, que data del siglo XV. También hay influencias de muchas tierras que entraron en las lenguas y culturas (e incluso en el ADN) de las personas que viven en la zona, probablemente de comerciantes y viajeros de paso. Y aunque la Epopeya de Manas tiene fama de ser mucho más antigua, los acontecimientos que representa coinciden estrechamente con la historia de los siglos XVI y XVII.

Asia Central estaba justo en el centro del Gran Juego de expansión imperial en el siglo XIX, que tuvo lugar entre Rusia desde el norte y Gran Bretaña desde el sur. En ese momento, el Kanato de Kokand era mucho más débil, por lo que los gobernantes regionales más pequeños tenían significativamente más poder. Cuando Alimbek Datka, que era el gobernante de los Alai (en lo que hoy es el sur de Kirguistán), fue asesinado en un golpe de palacio, su esposa, la fuerte Kurmanjan, se convirtió en el nuevo líder en 1862. A medida que los rusos se acercaban más y más, Kurmanjan Datka instó a una transición pacífica, y en 1867, la región de Alai fue anexionada por el Imperio Ruso. Una película de 2014 muestra la historia de su vida (así como los impresionantes paisajes en los que vivió), que ahora se considera una parte importante de la historia de Kirguistán.

De 1867 a 1918, Kirguistán formó parte del Turkestán (Turquestán) ruso, una Gobernación General del Imperio Ruso. Turkestán permaneció como un puesto de avanzada colonial durante muchos años, aislado por la distancia de la capital de San Petersburgo, pero el advenimiento de los ferrocarriles a principios del siglo XX atrajo a más y más colonos rusos, lo que supuso una carga para los limitados recursos de tierra y agua. Esto condujo a la Revuelta de los Basmachi (Basmáchestvo) en 1916, seguida de duras represalias rusas. Muchos uzbekos, kazajos y kirguises huyeron a través de la frontera con China, tanto después de la revuelta de 1916 como de la contundente llegada del Partido Comunista en 1918.

Tras el establecimiento de la Unión Soviética en 1917, el Turkestán se dividió en provincias, aproximadamente según el origen étnico. Dado que muchas personas eran nómadas, y muchas personas se identificaban más con su religión, ciudad o profesión que con su origen étnico, las fronteras eran difíciles de trazar, y muchas poblaciones terminaron fuera de su nación titular (esta es la razón por la que hoy en día hay una gran población de uzbekos en el sur de Kirguistán). La Región Autónoma de Kara-Kyrgyz se creó en 1924 y fue reemplazada por la República Socialista Soviética Autónoma de Kirguistán en 1926. Ambos organismos formaban parte de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. En 1936 se estableció la República Socialista Soviética de Kirguistán, gobernada por la rama kirguisa del Partido Comunista desde la capital en Frunze, ahora Bishkek. Una de las figuras más notables de Kirguistán soviético fue Chinguiz Aitmátov, un famoso político, diplomático y escritor.

El 31 de agosto de 1991, la República de Kirguistán declaró su independencia de la Unión Soviética. El presidente desde 1990, Askar Akayev, se convirtió en presidente de la nueva república y permaneció en el cargo hasta la Revolución de los Tulipanes (Primera Revolución Kirguisa) en 2005. La política siguió siendo inestable hasta que las protestas de 2010 condujeron a la expulsión de Bakíev, que había reemplazado a Akayev. Las tensiones se convirtieron en violencia a lo largo de las líneas étnicas entre kirguises y uzbekos en Osh, recordando disturbios similares que estallaron en Osh en 1990. Roza Otunbáyeva se convirtió en presidente interino en abril de 2010, convirtiéndose también en una de las pocas mujeres líderes en un país de mayoría musulmana. También se convirtió en la primera líder kirguisa en entregar pacíficamente el poder cuando renunció tras las elecciones que llevaron a Almazbek Atambáyev a la presidencia en 2011. Desde entonces, Kirguistán ha permanecido relativamente estable, incluso ha sido sede de dos Juegos Nómadas Mundiales, en 2014 y 2016.