Krasnoyarsk, Rusia

Krasnoyarsk, Rusia Puente Comunal, Krasnoyarsk

 

Krasnoyarsk es una verdadera metrópolis, una ciudad en el poderoso río Yeniséi y antiguo puesto de avanzada en la conquista de Siberia. Marcada por un destino difícil, logró convertirse en uno de los principales centros económicos y ser orgullo y belleza de toda la región de Siberia. Muchos pueblos en Siberia emergieron en el siglo XVII, y Krasnoyarsk no fue la excepción. Fue fundada en 1628 cuando un destacamento cosaco, liderado por André Dubenskoy construyó un fuerte con cinco torres en un promontorio entre Kacha y la salida del río Yeniséi. Los residentes locales nombraron al fuerte ‘Krasny Yar’ por el color rojo de las pendientes y fosos que lo rodeaban y subsecuentemente la ciudad fue llamada ‘Krasnoyarsk’. 

El nuevo fuerte jugaba un rol importante en adjuntar Siberia a Rusia. Repeliendo las incursiones anuales de los nómades, de las tribus mongoles y túrquicas, había servido como una fortaleza fronteriza por casi cien años. Una capilla de piedra en la cima de la montaña Karaulnaya permanece como un silencioso testigo de aquella época. Desde allí los defensores de la ciudad podían ver a la distancia cuando se aproximaba un enemigo, y comenzar un fuego en la cercanía; dando así la señal al fuerte para que se preparase para un asedio. A lo largo del siglo XVII el fuerte de Krasnoyarsk pudo impedir numerosas invasiones devastadoras de los kirguises y dzungars. En 1690, cuando Siberia finalmente se unió a Rusia, al fuerte de Krasnoyarsk le fue otorgado el estado de ciudad. Habiéndose convertido en un enlace importante en la principal ruta de Siberia, en el siglo XVIII, Krasnoyarsk comenzó a desarrollarse activamente como un centro de comercio y artesanías. De hecho, en 1822 se convirtió en la capital de la provincia de Yeniséi. 

A mediados del siglo XIX la provincia de Yeniséi se convirtió en uno de los centros mineros de oro más grandes de Rusia. A finales del siglo XIX, principios del siglo XX, Krasnoyarsk adquirió las características de una ciudad industrial y contaba con alrededor de treinta plantas trabajando en la ciudad.  En los años de posguerra, fueron construidas en la ciudad, gigantes industriales como la Planta de Aluminio de Krasnoyarsk, la Planta Metalúrgica de Krasnoyarsk y la Planta de Metales Non-ferros. En 1961, se estableció un puente municipal sobre el río Yeniséi, el cual se convirtió en el símbolo de la ciudad.  

En la actualidad Krasnoyarsk es el centro industrial y cultural más grande de Siberia Oriental, el centro administrativo de un gran territorio, el cual se extiende por 4000km desde el norte hasta el sur, a lo largo de los bancos del río Yeniséi. Krasnoyarsk está conectada por aire con muchas grandes ciudades de Rusia y el mundo.  

La ciudad está dividida por el Yeniséi en dos partes. El banco izquierdo de la ciudad, localizado en las altas terrazas del Yeniséi es particularmente pintoresco. Es el centro del antiguo Krasnoyarsk, donde han sido preservados edificios únicos del período clásico de los siglos XVIII-XIX. La arquitectura del siglo XX está representada por los edificios de la era de Stalin, el llamado “estilo del Imperio Stalin”, donde Strelka es considerado como el centro histórico de la ciudad. Allí se fundó el Fuerte Krasniy Yar en el verano de 1628, el fuerte que estableció los fundamentos de la ciudad de Krasnoyarsk.  

Una deslumbrante vista panorámica de la ciudad se abre desde la cima de la Montaña Karaulnaya, con vistas del majestuoso y poderoso Yeniséi y de la cresta del Kuysumskky de frente la Montaña Afrontov. El romántico embarcadero de Yeniséi es el sitio favorito para las citas, caminatas y lugar de descanso para los residentes de Krasnoyarsk. Desde allí, también es posible disfrutar de un maravilloso panorama de la ciudad. Además, Krasnoyarsk es la ciudad de las fontanas, contando con más de 300 de ellas. La más hermosa es la fontana de aguas danzantes localizada frente al Teatro de la Ópera y el Ballet.