Moscú – Capital de Rusia

Moscú

Moscú – el Corazón del Estado Ruso

¿Cómo debería lucir la capital del estado más grande del mundo? Especial, majestuosa, deslumbrantemente hermosa, un poco misteriosa mientras brilla bajo una luz particular. En resumen, esto es Moscú, la capital de Rusia, “la cara” del mayor poder mundial, su más importante centro político, científico y cultural.

Esta ciudad-estado con un carácter único, es el símbolo indestructible del poder imperial y la grandeza, un museo arquitectónico al aire libre y una moderna megápolis reluciendo bajo la fría luz de los rascacielos de vidrio. Así es Moscú, diversa y llena de contrastes, cautivante en todo sentido y con algunas características únicas y distintivas. A saber, su diseño circular, el cual emergió en el siglo XVI; su particular paisaje con colinas y empinadas curvas del río Moskva, los espacios verdes separando los vecindarios urbanos; la combinación de sus amplios caminos y avenidas con los tranquilos callejones del casco antiguo.

Moscú se encuentra incluida en la lista entre las más expresivas y hermosas ciudades del mundo. Cada año, miles de turistas llegan a Moscú con el sueño de tocar las reliquias de la cultura rusa, visitar sus mundialmente famosos museos y teatros, deambular por los caminos de grandes poetas, escritores, músicos y artistas, visitando los estados y las mansiones de los príncipes y emperadores rusos, siendo testigos de las magníficas iglesias ortodoxas y los monasterios. Moscú está llena de tesoros.

Cada calle tiene un nombre relacionado con su historia y casi cada edificio y monumento es una pieza maestra arquitectónica única. Solo en Moscú es posible escapar de una bulliciosa y moderna avenida para entrar instantáneamente en una calle del siglo XIX y ver una casa de estilo Art Nouveau o constructivismo junto a una casa Boyar. Caminar alrededor de Moscú es como viajar en el tiempo y el espacio.

Monumentos of Moscú

Posee los más valuados monumentos históricos y arquitectónicos de significancia global: el Kremlin, el Convento Novodevichy, la Iglesia de Intercesión en Fili, el Arco del Triunfo, el Parque de la Victoria en la colina Poklonnaya. Erigiéndose sobre Moscú se encuentran los domos dorados de la Catedral de Cristo el Salvador, la cual se convirtió en la catedral de Moscú, las puertas del Kremlin Voskresenskiye con la Capilla Iverskaya y el Templo del Icono de nuestra señora de Kazán en la Plaza Roja. Arbat, la Catedral de San Basilio, el Teatro Bolshoi, etc. Estas y otras atracciones, se han convertido en símbolos de Moscú famosos alrededor de todo el mundo.

Junto con el Moscú espiritual, yace otro tipo de vida, brillante, moderna, dinámica, llena de tentaciones en forma de entretenimientos y centros de compras, casinos, tiendas, cines, parques, atracciones, restaurantes y clubes para cada gusto y otros deleites, todos atrayendo a los buscadores de aventuras alrededor del mundo.

Historia de Moscú

La gloriosa historia de la ciudad cubre más de ocho siglos y medio. La ciudad fue conquistada en repetidas ocasiones, destruida y vuelta a nacer de las cenizas. Moscú fue nombrada primero en las crónicas de 1147. Si bien esta fecha es el año de nacimiento de la ciudad, el establecimiento de Moscú es atribuido al príncipe Yuri Dolgoruky. En 1156 el príncipe ordenó que se erigiese un nuevo fuerte de madera, el futuro Kremlin de Moscú, en la base de la colina Borovitsky que está de frente al río Moskva y la desembocadura del río Neglinnaya, en el lugar de un antiguo establecimiento. Leer más... (en inglés)