Nizhni Nóvgorod, Rusia

Nizhni Nóvgorod, Rusia

Nizhni Nóvgorod (Nizhny Nóvgorod) es la quinta ciudad más grande de Rusia con una población que excede los 1.2 millones de habitantes. La ciudad está localizada en la confluencia de dos ríos, el Volga y el Oka. Es el centro de la región de Nizhni Nóvgorod y del Distrito Federal del Volga, así como también uno de los principales centros administrativos, económicos y culturales del país.

De hecho, Nizhni Nóvgorod es el centro industrial más grande de Rusia con empresas de ingeniería mecánica, donde la tecnología metalúrgica desempeña un papel destacado.

Nizhni Nóvgorod fue fundada por el príncipe Yuri Vsevolodovich en 1221 para proteger la frontera rusa. Bajo el reinado de Iván III, Nizhni Nóvgorod fue una ciudad central. Este fue el lugar de Moscú para marchar contra Kazán.

Nizhni Nóvgorod realizó una gran contribución en la construcción del estado ruso. En 1612, Kuz’ma Minin y la milicia del príncipe Dmistry Pozharsky de Nizhni Nóvgorod desempeñaron un rol decisivo en la liberación de Moscú de la intervención polaca.

Durante el período soviético desde 1932 hasta 1990, la ciudad fue nombrada tras Maxim Gorky, el gran escritor ruso quien nació allí. Desde 1959 hasta 1991, era una ciudad “prohibida” para extranjeros dado a las plantas defensivas localizadas en su territorio. El 22 de octubre de 1990 la ciudad obtuvo su nombre actual, y casi al mismo tiempo comenzaron a desarrollarse los negocios turísticos.

En la actualidad, la ciudad que una vez jugó un rol tan significativo en la historia de Rusia, se ha desarrollado en una moderna metrópolis. El plan de desarrollo urbano tiene la intención de construir un puente de metro, un funicular y una nueva infraestructura de transporte. De hecho, Nizhni Nóvgorod es el centro de turismo de cruceros fluviales más grande de Rusia y sede de las principales exposiciones internacionales.

Nizhni Novgorod es uno de los centros culturales más ricos de Rusia. Los artistas más prominentes han recibido educación en su teatro local y sus escuelas de arte. La ciudad ha abierto un gran número de teatros, museos y salas de cine.

La ciudad puede sorprender a cualquier viajero con su entrelazo de edificios modernos y antiguos, elevándose frente a sus ojos con una apariencia completamente inesperada.