Catedral de la Asunción, Sviyazhsk

Uno de los sitios más famosos del pueblo de la isla de Sviyazhsk es la Catedral de la Asunción de Sviyazhsk y su monasterio, también referido como el Monasterio Bogoroditsky-Uspensky. Construido en 1556 en conjunto con la formación de la diócesis de Kazán y conformado por magníficas iglesias medievales, en la actualidad forma parte del Patrimonio de la Humidad de la UNESCO.

Su fundador y primer abad fue Archimandrita Herman, quien más tarde se convirtió en el segundo arzobispo de Kazán. A través de sus esfuerzos, la cristiandad se expandió en Tartaristán y el Monasterio de la Asunción de Sviyazhsk se convirtió en el centro de la Iglesia Ortodoxa de Kazán y de la Región Media del Volga. Herman fue canonizado tras su muerte y sus pertenencias son consideradas la reliquia más valiosa del monasterio.

En 1923, durante la campaña antirreligiosa de la Unión Soviética, el cofre conteniendo las reliquias sagradas del arzobispo Herman fue abierto, siendo considerado un acto sacrílego que supuestamente causó un devastador tornado en Sviyazhsk. Poco después, el monasterio fue convertido en una prisión y luego utilizado como un hospital psiquiátrico.

Luego de que en 1997 el Monasterio de la Asunción de Sviyazhsk fuese regresado a la Iglesia Ortodoxa Rusa, los servicios y la vida monástica regresaron al complejo. En el año 2000, los restos del arzobispo Herman fueron descubiertos en el cementerio de la Iglesia de los Hacedores de Milagros de Yaroslavl en Kazán y regresados al Monasterio Sviyazhsk.

La arquitectura única del Monasterio de la Asunción de Sviyazhsk no tiene rival en la Región Media del Volga. De particular interés es la Iglesia de San Nicolás, construida en 1555 con piedra tallada. En el escalón inferior de su campanario de 43 metros de altura, el edificio más alto de Sviyazhsk, se encontraba un pasaje secreto el cual llevaba al exterior del monasterio. Tras haber sido convertido en un ahumadero durante la era soviética, sus frescos se cubrieron con una densa capa de hollín. Poco después, comenzaron los trabajos de restauración de los murales y las caras de los santos se hicieron visibles nuevamente, un acontecimiento que muchos consideraron un milagro.

La Catedral de la Asunción (1556-1560) fue diseñada por los arquitectos de la Catedral de San Basilio en Moscú y es significativa por sus inusuales frescos del siglo XVI y muy notable por la rara imagen de San Cristóbal representado con una cabeza de caballo. También alberga un retrato de Iván el Terrible.

La Catedral de la Asunción de Sviyazhsk y su Monasterio permanecen activas. Su adición más reciente, añadida tras la restauración finalizada en 2019, es una exhibición conmemorativa del arzobispo Herman.