Mejor Época para Viajar a Armenia

Armenia es una tierra montañosa donde el cambio de estación altera el ambiente de todo el país. Gracias a su paisaje y su elevación sobre el nivel del mar, esta pequeña nación tiene un rango de climas, donde cada estación destaca elementos de su belleza. Las temperaturas fluctúan drásticamente entre estaciones mientras experimenta inviernos fríos y veranos cálidos y secos, haciendo de las estaciones de primavera y otoño las mejores para viajar Armenia.

La primavera despierta a todo el país, se organizan festivales, las cafeterías sacan sus mesas a la vereda y la nieve se derrite facilitando significativamente el transporte por el país. La primavera es también la época cuando el país conmemora el Genocidio Armenio (24 de abril) y Ereván Días de Vino (principios de mayo), uno de los festivales nuevos más excitantes. El otoño recibe a sus visitantes con temperaturas placenteras, deliciosos vinos y un colorido y deleitante panorama. Los visitantes encontrarán que cada estación ofrece oportunidades únicas:

Verano en Armenia. Los veranos son largos, secos y generalmente soleados con temperaturas que a menudo exceden los 40°C en las ciudades y tierras bajas. Los locales se mueven a terrazas externas por las tardes para encontrar un alivio después del calor y los paseos por la tarde en las ciudades son particularmente disfrutados en verano. Las montañas también se convierten en un destino ideal, ya que se puede disfrutar del clima perfecto para una caminata, deslumbrantes vistas y varios deportes extremos. El Lago Sevan ofrece varios deportes de agua durante los ardientes meses de verano, mientras que la alta elevación de los pueblos tales como Dilijan, pueden también ser disfrutados durante esta época del año.


Otoño en Armenia. Los calurosos veranos transitan lentamente hacia el otoño, cuando las temperaturas bajan y el paisaje de Armenia se pinta con espléndidos tonos dorado-anaranjados. Los senderistas y mochileros encontrarán que otoño es una de las mejores épocas para viajar Armenia, con sus refrescantes brisas y su belleza natural creando las condiciones perfectas para realizar senderismo. El otoño es también la época ideal para explorar los pueblos de Armenia, que se llenan de actividades antes de que se instale el invierno. Tómese tiempo para visitar temprano un restaurante y probar khash, una tradicional sopa de otoño consumida por la mañana, a menudo junto con un shot/medida de vodka.


Invierno en Armenia. Los inviernos son fríos y nevados, sin embargo, las ciudades permanecen vivas con las celebraciones de Navidad y Año Nuevo. Visite los bazares de Navidad en los pueblos de toda Armenia, disfrute del patinaje sobre hielo en una de sus muchas pistas de patinaje y planee pasar el Año Nuevo en la festiva capital. Diríjase a los complejos vacacionales de montaña para realizar snowboarding, esquí o deslizarse en trineo. Un tour por las iglesias y monasterios en invierno pueden brindarle una perspectiva única y maravillosas oportunidades fotográficas.


Primavera en Armenia. El comienzo de marzo anuncia el comienzo de la primavera, la nieve comienza a derretirse, la lluvia revitaliza el paisaje y las pasturas estallan con coloridas flores salvajes. La primavera trae incontables festivales y festividades, comenzando con el Día de la mujer el 8 de marzo. En abril, el país celebra la reciente Revolución de terciopelo mientras recuerda las víctimas de la tragedia del genocidio armenio. La herencia cultural Armenia es hornada con feriados especiales que extienden a lo largo de mayo. En las montañas y pueblos el clima cálido y la nieve derretida se combina para crear grandes posibilidades de senderismo. Si desea experimentar temperaturas confortables, tradiciones culturales y naturaleza en su estado más puro, entonces, primavera es realmente la mejor época para viajar Armenia.