Tash Rabat, Kirguistán

Tash Rabat, KirguistánA unos 520 km de Bishkek, 125 km (1,5 horas), de Naryn, a 17 km del final de la carretera asfaltada (justo después de la pista de aterrizaje de emergencia) a 90 km (1,5 horas) de la frontera en Torugart, y a una altitud de unos 3500 metros sobre el nivel del mar se encuentra el antiguo caravanserai (caravasar) de Tash Rabat. Según un autor, este es probablemente el sitio de la Ruta de la Seda que mejor conservado se encuentra y "ningún otro mantiene tanto su atmósfera original".

Se trata de un edificio de piedra cuidadosamente restaurado que una vez albergó una posada en la Gran Ruta de la Seda. Su fecha de origen es absolutamente desconocida, pero hay pruebas arqueológicas que sugieren que el sitio fue ocupado en el siglo X. Está situado a unos 15 km de distancia en un pequeño y hermoso valle en las faldas del Tian Shan, incrustado en la ladera de la colina. Hay pruebas de que fue un lugar de descanso y culto y que habría servido para proteger las caravanas que iban y venían de China de los estragos del clima y de los bandidos, desde antes de la época de Tamerlán o de Gengis Kan. 

Hay una leyenda que dice que el caravasar fue construido por un padre y su hijo.  Mientras terminaban su trabajo, sólo faltaba terminar la parte superior de la cúpula... quedaban unas pocas piedras por poner en su lugar, una caravana se acercaba desde las montañas.  El hijo fue a saludar a los viajeros - pero su padre dijo: "No, terminemos primero este trabajo", pero el joven no escuchó a su padre... y fue a saludar a la caravana.  Entre los viajeros había una hermosa joven, y él se enamoró de ella... y cuando la caravana se fue, él se fue con ella... y el padre nunca volvió a ver a su hijo... y la cúpula nunca se terminó.

Tal vez una de las razones por las que ha conservado su carácter es que se encuentra en la carretera principal de Bishkek/Naryn a Torugart, a unos 15 km por un valle lateral - el desfiladero de Kara Kojun. Durante muchos años el desvío no estaba señalizado, por lo que los viajeros simplemente pasaban de largo sin saber lo que se estaban perdiendo.

Al salir de la carretera asfaltada, los vehículos tienen que tomar un camino de grava a lo largo del valle del río Tash Rabat. Las laderas están cubiertas de hierba tussock que da un aspecto aterciopelado y se ven manadas de caballos y yaks, rebaños de ovejas y cabras, e incluso algún que otro camello de forma ocasional pastando en las laderas.