Irkutsk, Rusia

Irkutsk, Rusia

Irkutsk, la capital del Baikal Sur, es una de las ciudades más grandes de Siberia y se encuentra situada en el camino del flujo del río Angara. La historia de la ciudad comenzó en 1661, cuando se construyó una fortaleza para protegerse de las tribus locales.

 

En 1686 recibió el estatus de ciudad y fue nombrada tras el río Irkut, el cual fluye hacia el río Angara. Irkutsk creció rápidamente y pronto se convirtió en el principal centro de comercio de Siberia Oriental. Caravanas de comercio provenientes de Bujará e incluso China, llegaban hasta aquí.

En 1719 la ciudad se convirtió en el centro de Irkutsk, en la provincia de Siberia, de hecho, era la capital de Siberia Occidental. En el siglo XIX tras el descubrimiento de ricos depósitos, Irkutsk se convirtió en uno de los principales centros de la producción minera de oro. La ciudad se volvió más grande y rica y se construyeron bellos templos, mansiones y establecimientos de comercio. De aquella época han sobrevivido maravillosos ejemplos únicos de la arquitectura de Irkutsk, tales como la “Casa blanca”, la cual fue el primer palacio de los comerciantes Sibiryakovs, y luego pasó a ser la residencia del gobernador general de Siberia Oriental. A finales del siglo XVIII, Irkustk se convirtió no solo en un centro comercial y administrativo, sino también en un centro cultural y se abrieron escuelas públicas, bibliotecas, museos y teatros.

Irkutsk, como cualquier ciudad rica a orillas de un río, es muy hermosa y el embarcadero Angara cuenta con una decoración muy pintoresca. Irkutsk está rodeada por amplias praderas, bosques de pinos y abedules.

Catedral ortodoxa de Irkustk
Monumento de los fundadores de la ciudad de Irkustk
La Iglesia Ortodoxa del siglo XIX, Irkurstk

En la actualidad Irkutsk es uno de los centros industriales más grandes de Siberia, y cuenta con una población de medio millón de habitantes. El mundialmente famoso lago Baikal se encuentra localizado a 70km de la ciudad. Irkutsk se encuentra enlistada como un sitio histórico cuyas fachadas y edificios deben ser preservados.