Viborg, Rusia

Viborg, Rusia Viborg, Rusia

 

Tours, Atracciones y Cosas que Hacer en Viborg

La ciudad de Viborg, Rusia, se localiza en la región de Leningrado en la costa este del Golfo de Finlandia, a 120 kilómetros de San Petersburgo. Fundada por suecos y manteniendo un estilo distintivamente europeo incluso hasta la actualidad, es mejor conocida por el Castillo Viborg, el cual solía ser una estratégica fortaleza que servía como regulador entre los rusos y los escandinavos.

Historia de Viborg

Torkel Knutsson era el condestable de Suecia y el regente del joven rey Birger Magnusson a finales del siglo XIII – principios del siglo XIV. Durante la campaña militar contra la República de Nóvgorod en 1293, Knutsson conquistó parte de Karelia y tras su éxito construyó un castillo en la isla Volov, donde nació la ciudad de Viborg.

En los años siguientes, Vibog fue gobernada por los suecos, finlandeses y rusos. Los finlandeses afirman que el nombre Viborg es una referencia al barquero Whipponen, quien se mudó a un puesto de avanzada suizo en el siglo XIII. Muchos rusos piensan que la ciudad fue nombrada por los inmigrantes de Nóvgorod, dado a que “Viborg” es cercano a “vybor”, que en ruso significa “elección”. Traducido del suizo, Viborg significa “Fortaleza sagrada”.

La ciudad prosperó en gran medida gracias a su posición estratégica y al importante rol que el comercio jugó en su economía. Durante la Gran Guerra del Norte en 1710, las tropas de Pedro I ocuparon la ciudadela en el famoso Asedio de Viborg, una victoria decisiva la cual virtualmente eliminó la amenaza a San Petersburgo de los vecinos del norte. Desde ese entonces, la ciudad perteneció a Rusia hasta 1917 cuando tras la Revolución Rusa, formó parte de Finlandia. De acuerdo con el tratado de paz firmado tras la Segunda Guerra Mundial, Viborg fue regresada a Rusia y permanece bajo su control hasta la actualidad.

Atracciones de Viborg 

Viborg es quizás la única ciudad de Rusia donde naturaleza, modernidad y Edad Media se mezclan habilidosamente. Ya sea un caballeresco castillo medieval, un parque con paisaje de rocas o pinos karelianos creciendo en la cima de las rocas con musgos, la ciudad recomienda a sus viajeros que se alejen de las trampas de turistas y se adentren en una región de autenticidad y calma.

El castillo Viborg, la imperdible fortaleza donde todo comenzó, se localiza en un islote al que puede accederse fácilmente atravesando un puente a pie. Desde la Torre Olaf, el punto más alto de la isla, podrá disfrutar de maravillosas vistas de la Bahía Viborg y el centro de la ciudad. 
La Plaza del Casco Antiguo es el centro histórico de Viborg y el sitio de su primer edificio administrativo, construido en el siglo XVII; aunque su centro es mejor conocido por la estatua de 1908 del fundador de Viborg, Torkel Knutsson.

La Plaza del Mercado de Viborg está alineada con pintorescas casas antiguas y edificios, siendo el más notable la robusta Torre Redonda del siglo XVI y la Casa del Mercader Vekrut con su techo espiralado. 

El Antiguo Mercado de Viborg (el Mercado Central) es el sitio perfecto para comprar bienes finlandeses y la ciudad de los famosos pretzeles picantes, los cuales han estado en circulación desde el siglo XIV. En el Mercado de Navidad y los festivales folclóricos periódicos, los visitantes podrán comprar artesanías que evocan a los vikingos suecos, incluyendo armas, modelos de barcos y brazaletes vikingos.

La Librería Alvar Aalto, la cual fue construida en 1935 por el arquitecto finlandés Alvar Aalto, es una reflexión del período de transición entre el neoclasicismo y el modernismo regional. El trabajo de renovación de 2014 en la librería la restauró a su apariencia local.

El Centro Viborg Hermitage fue diseñado por un arquitecto sueco en 1930 en el sitio ocupado por la fortaleza medieval. Desde 2010, es hogar de un pequeño museo y una galería de arte.

Cuando el templado clima de Viborg tiempo lo permite, es posible disfrutar de los Parques Lenin y Esplanada. Escondida a lo largo de sus caminos, se encuentra la iglesia de San Pedro y San Pablo, junto con un pino de 400 años, un antiguo pabellón y una escultura del héroe épico Karelian.

El Parque Monrepos, que significa “mi paz”, es el parque central de Viborg y está adornado con estatuas y habitado por docenas de especies de árboles.

La Torre del Reloj de Viborg fue construida en el siglo XV como campanario de la catedral de Viborg y en años recientes, ha estado bajo extensivas renovaciones.

Las Fortificaciones Anninskie son campos de batalla del siglo XVIII construidos a lo largo del Golfo de Viborg. Actualmente se llevan a cabo en el sitio recreaciones históricas, festivales y torneos.

Otros sitios notables incluyen la Casa de la Corporación Mercantil del Espíritu Santo, una vez perteneciente a comerciantes suecos y alemanes; la Catedral Spaso-Preobrazhensky (Transfiguración); la estatua de Pedro el Grande y el monumento del Conde Count Fyokor Apraksin, gobernador de Viborg en el siglo XVIII.

Los viajeros deseosos de revivir la época medieval y disfrutar de un ecléctico pueblo ártico, no se desilusionarán en Viborg, Rusia.