Fortaleza de Ark, Bujará

Bujará: Fortaleza de Ark, el Símbolo del Poder de Estado

La ciudadela de Ark, también llamada Fortaleza de Arq, Fortaleza del Arca, Fortaleza del Arco, es un antiguo símbolo del poder de estado. Al parecer, desde la creación del mundo esta gran fortaleza estuvo siempre erigida en el centro de Bujará, siendo la defensa y apoyo para los gobernantes de Bujará.

La historia de Ark sigue siendo un misterio. Su edad no ha sido establecida con precisión, pero, de cualquier modo, dos mil años atrás, esta magnífica fortaleza ya era el trono del gobernante. Fue construida con el esfuerzo de cientos de esclavos quienes crearon una colina artificial manualmente, sin poderoso equipo, bajo el agobiante sol por muchos siglos.

Por siglos, Ark fue la residencia principal del emir de Bujará, desde donde venia el comando de la suprema corte del país. Aquí, en Ark, además de los gobernantes, vivían y trabajaban grandes científicos, poetas y filósofos como: Rudaki, Firdousi, Avicenna, Farabi, Omar Khayyam.

La versión folclórica acerca de la aparición de Ark se refleja en la leyenda de Siyayush – un héroe épico de las leyendas de Asia. El hermoso Siyavush, ocultándose de los reclamos de su madrastra, deambuló hacia un país rico, extendido en un oasis del desierto. La hija del rey local fue cautivada por el joven hombre. Pero una astuta condición fue impuesta por el rey. El rey arrojó piel de un toro y le dijo: “Construye un palacio en la tierra que quepa en esta piel”.

Fortaleza de Ark, Bujará
Fortaleza de Ark, Bujará
Fortaleza de Ark, Bujará

Siyayush resultó ser todavía más astuto. Cortó la piel en tiras, conectó los extremos y construyó un palacio dentro del círculo. De acuerdo con la leyenda así es como surgió Ark.

Ark se levanta sobre la Plaza Registán, un símbolo de grandeza, poder e inaccesibilidad. Sin embargo, la impresión de ser inviolable no se interpretó, dado a que Ark fue destruida en repetidas ocasiones y luego vuelta a construir.

La vieja fortaleza vio muchas guerras sangrientas. En 1220, cuando los soldados de Genghis Khan capturaron Bujará, los habitantes de la ciudad se refugiaron en Ark, pero los soldados de Genghis Khan, habiendo penetrado Ark, mataron a los defensores, saquearon y destruyeron la fortaleza.

Repetidamente, rebeliones irrumpieron en la ciudad y entonces Ark se convirtió en el lugar de varias tiranías. Antes de la revolución, alrededor de dos mil personas vivían en Ark, hasta que la fortaleza cayó ante el Ejército Rojo.

En apariencia, la moderna Ark se ve como una gran elevación en la tierra. Su forma se asemeja a un rectángulo irregular, de alguna manera elongado de oeste a este. El largo de las paredes es de 789.6mts, y su área es de 3.96 hectáreas. La altura del nivel de la Plaza Registán, cerca de la cual se encuentra localizada, va de 16 a 20metros. La entrada principal de Ark está decorada en la forma de torres como pilares. La parte superior de la torre está conectada por una galería, sobre la cual se construyó un cuarto con terraza. Pasando las puertas, Ark tiene un camino que asciende gradualmente, hacia un largo corredor que conduce a la Mezquita Juma. La rampa está rodeada por grandes barandillas de piedra a ambos lados y su longitud es de aproximadamente 20 metros. Desde las puertas de Ark se extiende un gran y oscuro corredor, a lo largo del cual hay tres cuartos para el agua y la arena, junto con celdas para prisioneros. Dentro, hay un gran complejo de edificios. La mitad de la parte este de Ark es en la actualidad un sitio arqueológico. Aquí, la mezquita Uldukhtaron ha sido preservada, y es asociada con la leyenda de cuarenta jóvenes torturadas y arrojadas en el pozo. Dentro de la fortaleza, el palacio-mezquita de Jomi, construido en el siglo XIX para el emir y su nobleza, se ha preservado en buen estado. También contaba con una casa de baño y otros edificios.