Tradiciones de Boda

Las tradiciones de boda kazakas consisten en una extensa serie de rituales - comenzando con el emparejamiento y continuando incluso pasada la noche de la boda - y muchas tradiciones y reglas no escritas. Naturalmente la boda es, por supuesto, uno de los eventos más importantes en la vida de un kazako. 

En el pasado, los matrimonios a menudo tomaban lugar en la temprana edad de 13 o 14 años para la mujer y 14 o 15 para los hombres. Algunas uniones estaban arregladas por las familias incluso antes del nacimiento de las futuras esposas. A veces, si la familia de la novia se oponía a la boda, la familia del novio secuestraba a la novia.

Con el tiempo, algunas tradiciones de boda se han vuelto menos importantes (y no tan ampliamente practicadas), debido a cambios en la cultura y los valores de la moral, así como también la presencia de penalidades criminales (por ejemplo, por secuestrar a la novia). Asimismo, otras tradiciones han ido reviviendo. La ley tradicional kazaka “Adat”, prohíbe los matrimonios entre miembros del mismo clan, hasta la séptima generación. Esta tradición siempre ha sido observada en Kazajistán y como resultado, muchos kazakos conocen a sus ancestros hasta la séptima generación. Adat también prohíbe matrimonios cuando la novia es 8 años mayor que el novio o el novio es 25 años mayor que la novia. 

Colusión (kyz aittyru)

En la antigüedad (incluso en la actualidad en algunas comunidades), los padres comenzaban a buscar una novia para su hijo mucho antes de que él llegase a la edad para casarse. Viajaban por los pueblos, conocían familias respetables y aprendían acerca de los ancestros y el pasado de la potencial novia. Si encontraban una joven apropiada, expresaban su deseo de emparejarla. A veces, entre buenos amigos, había un arreglo de casar entre ellos a sus futuros hijos (bel kuda). También había otro tipo de colusiones acerca de la futura boda. Una alternativa, llamada “kyz koru”, la cual permitía al joven hombre elegir su futura esposa, era solo permitida para los héroes y los hijos de familias muy nobles. 

Emparejamiento (kuda tusu)

El proceso de emparejamiento era complicado e involucraba varias etapas. La primera casamentera, llamada “zhaushy” abordaba al padre de la joven y le ofrecía facilitar la unión. Si el padre daba su presentimiento, la casamentera la daba un caballo. A cambio, el padre de la joven le daba una túnica especial llamada “shapan”. Luego, el emparejamiento principal tomaba lugar (kuda tusu). Este evento involucraba la reunión de los dos padres y las familias para conocerse mutuamente e incluía comer del mismo plato e intercambiar regalos. Al mismo tiempo, se realizaba una especie de pacto de boda. Si una de las partes más tarde no respetaba este contrato, debía pagar una multa. Finalmente, las casamenteras realizaban una tercera visita (bata ayak) para discutir detalles de la futura boda, tales como la fecha, gastos y dote. Al finalizar el proceso de emparejamiento, la parte del novio enviaba kalyn mal, un regalo en forma de ganado o caballos. Para las familias humildes, la norma era cinco o seis vacas, mientras que familias adineradas enviaban un rebaño de hasta 1000 caballos. 

Primer encuentro (kynamende, uryn kelu, o kyz kashar)

Siguiendo el proceso de emparejamiento, el futuro esposo podía visitar a la futura esposa por primera vez. Primero debía enviar un regalo (oli tiri) para mostrar respeto a la familia de la novia, tras lo cual podía ir al pueblo donde la novia vivía. De acuerdo con la tradición, el novio iba por la nochecita, cuando era oscuro, supuestamente en secreto. El día siguiente había una celebración general con baile y música, la joven pareja se conocía y la joven le daba a su futuro marido un pañuelo como símbolo de su pureza. Si, luego de este encuentro, el joven o la joven rehusaban continuar con la boda, la parte que se rehusaba debía regresar los regalos y pagar una multa. 

Boda en casa de la novia (uzatu toi)

En el día estipulado, la llamada “boda de la novia” tomaba lugar en la casa del padre de la novia. Usualmente atendían alrededor de 15-20 personas del lado del novio, y el novio se vestía con su mejor ropa para que todos inmediatamente supiesen quién era él. En ese momento, la novia llevaba a cabo una ceremonia llamada “saukele kigizu”, para la cual utilizaba un tocado de novia (saukele) que podía costar una fortuna. La ceremonia se enfocaba en la preparación de la novia para su partida al hogar de su nueva familia: mostrar su dote, desarmar la yurta de la boda y juntar todo lo necesario para mudarse. También había muchos pequeños rituales que estaban acompañados de intercambio de regalos. 

Durante ese día, la joven se despedía de sus padres y familiares, había canciones y varios juegos de caballos que tomaban lugar en el pueblo. A este evento le seguía la “noche de boda oficial”, la cual era acompañada por rituales especiales y tenía como objetivo poner a prueba la pureza de la novia. El día siguiente, al amanecer, la joven era enviada con su dote en una caravana a la casa del novio. Ella cantaba la canción de despedida “Koshtasi Zhari” y la gente joven del pueblo cantaba la canción “Zhar-Zhar” en respuesta. Estaba prohibido para la novia mirar hacia la casa de sus padres mientras se alejaba. 

Boda en la casa del novio (kelin tusiru)

Cuando la caravana de la novia llegaba al pueblo, se dejaba a la novia a cierta distancia de la casa del novio para que caminase acompañada de las jóvenes locales, para que todos pudiesen verla. En el camino, la novia era “bañada” con “shashu” (dulces y monedas). Ella debía cruzar el umbral de la casa con su pie derecho y realizar una reverencia para que su saukele (tocado) prácticamente tocase el piso. Luego, el ritual betashar, el cual involucraba a la novia mostrando su rostro a todos los invitados, era llevado a cabo. La madre del novio llegaba, besaba a la novia y se llevaba su velo. El velo era cortado en piezas, cada una de las cuales era atada alrededor de un recipiente utilizado para kumis. Estas piezas simbolizaban los deseos de que la pareja recién casada tuviese muchos niños. Luego había un banquete de boda, tras el cual la madre del novio tomaba el saukele (tocado) de la novia y lo reemplazaba con un gorro (kasaba) que representaba su transición al estado de mujer casada. 

El día siguiente, se llevaba a cabo la ceremonia de boda (nike kiyu). El novio, la novia, y dos testigos iban a la mezquita y se sentaban en frente del mullah sosteniendo una copa de agua con monedas en el fondo. El mullah recitaba una oración, mientras que el novio y la novia bebían de la copa. Hacían esto tres veces para que luego los testigos bebiesen de la copa y tomasen las monedas. Tras esto, la novia y el novio, se convertían en marido y mujer. 

Después de la boda

Seguido a las ceremonias principales, la nueva esposa visitaba a los familiares del esposo, llevando regalos para ellos. Ellos la ponían a prueba de todas las maneras posibles, chequeando su amabilidad y educación. El flamante esposo iba a la casa de su suegro, también llevando regalos. Se llevaban a cabo varios rituales para ayudar a la nueva esposa a adaptarse rápidamente a su nuevo hogar. Solo un año más tarde se le permitía visitar la casa de sus padres. 

Bodas kazakas modernas

En el pasado las bodas duraban por 3 días (y a veces más). En la actualidad generalmente duran un día, con algunas de las ceremonias y tradiciones omitidas. Por ejemplo, el desmontaje de la yurta de boda no es una tradición tan importante, y la “noche de la boda” en lugar de estar entre la ceremonia de boda en la casa del novio y de la novia, ahora toma lugar tras la ceremonia principal de boda. Las bodas kazakas modernas son como las bodas clásicas europeas, aunque muchas personas tratan de preservar las tradiciones de sus ancestros. Los vestidos de novia son similares a los vestidos blancos de novia utilizados internacionalmente, pero el saukele (tocado) es aún el accesorio principal de la novia. Las ampliamente utilizadas tradiciones nuevas tales como los desfiles y las sesiones fotográficas frente a monumentos, se han puesto de moda en Kazajistán.