Torre de Burana, Kirguistán

La Torre de Burana, situada a 80 km (50 millas) de Bishkek, es uno de los yacimientos arqueológicos más conocidos de Kirguistán. Burana también alberga un museo de importantes piezas arqueológicas que cuentan la historia de la Ruta de la Seda y el lugar que ocupa Kirguistán en ella.

La Torre de Burana es todo lo que queda de la ciudad de Balasagun, que fue la capital del Imperio de los Karajánidas (Karakhanid) en el siglo IX. Alrededor de la base de la torre hay varios sitios de excavación que muestran los cimientos de ladrillo de los edificios, aunque los arqueólogos han demostrado que la ciudad en realidad se extendió bastante más allá (se han descubierto tiendas, bazares, baños y casas).

Tours a la Torre de Burana
Tours a la Torre de Burana
Tours a la Torre de Burana

También hay una pequeña colección de balbales o estelas de kurgán cerca de la torre. Estas pequeñas figuras de piedra se usaban para honrar a los muertos, y a veces marcaban el lugar donde se enterraba un cuerpo. Estos son excelentes ejemplos de trabajos en piedra del siglo VI d.C., y van acompañados de petroglifos del siglo II a.C. que fueron traídos aquí para ser expuestos.

El museo en sí es pequeño, pero alberga artefactos únicos e interesantes. La ubicación de Balasagun en la Ruta de la Seda la convirtió en un centro para los comerciantes, con mercancías y personas cruzando el continente de este a oeste. Monedas, cerámica y otros artefactos muestran la diversidad de la región y su historia.