Ruta de la Seda en la Época Timúrida

En aquellos tiempos otro poderoso conquistador, Amir Timur (Tamerlán), el fundador del imperio que abarcaba prácticamente toda Asia Central y Persia, ganó fuerza. La Horda de Oro estaba en su camino: hasta que hubo la ruta de caravanas de China a Europa a través de Crimea, la región del Bajo Volga y Joresm (Corasmia, Khorezm), él no podía contar con la prosperidad económica de sus principales posesiones. Timur cumplió su ambición tomando por asalto Astracán y Serai Berk. El saqueo y la aniquilación total de esas ciudades congelaron el comercio. La Horda de Oro (Dorada) se encontró aislada y debilitada; y después de la última campaña desastrosa de Moscú se fue atormentada y arruinada.

Con la destrucción de Sarai Berke y la derrota de la Horda de Oro, la ruta norte que unía el Medio y Lejano Oriente fue liquidada y todo el comercio de caravanas fue transferido al sur. Las caravanas de China al Medio Oriente se dirigieron de nuevo a través de Otrar, Tashkent, Samarcanda, Balj (Balkh) y Herat. Todo el flujo de mercancías se precipitaba por las rutas que pasaban por Transoxiana. El orden en las rutas se restauró y los comerciantes podían viajar sin miedo llevando telas, vidrios y productos de metal. Desde la India había un camino a través del Hindú Kush y Balj. Desde las tierras de Kipchak a través de la Sir-Daria (Syr-Darya) llevaban pieles, productos de cuero, lona. La ruta de caravanas desde el Este, desde el río de Hwang Ho movía caravanas desde China con los productos más caros - sedas, joyas, ágatas y perlas, medicinas y porcelanas.

Los derechos de aduana y los impuestos se recaudaban en todas las ciudades y paradas de caravanas. En caso de que las mercancías fueran saqueadas en el territorio de su imperio, toda la provincia tenía que compensar las pérdidas con el doble, y pagar a Timur cinco veces más.

Todas las rutas comerciales de las caravanas se unían en Samarcanda, la capital del Imperio. La ciudad se convirtió en el cruce de caminos de Asia, el centro del continente. Según el plan de Timur, Samarcanda debía representar adecuadamente a su poderoso imperio y convertirse en la ciudad más hermosa del mundo. En términos de lujo se suponía que debía superar todo lo que la imaginación humana fuera capaz para que los descendientes fueran conscientes de la fuerza y el poder de su imperio.

A través de los desiertos y pasos de montaña los transportes cargados con todo lo que podía ser usado para decorar Samarcanda se apresuraron a llegar a la ciudad. De la India salían caravanas de elefantes con tesoros de templos y palacios en ruinas saqueados del Punjab y el Sultanato de Delhi. Desde Damasco y Bagdad, desde Anatolia y Ormuzd, desde las orillas del Volga y el Cáucaso, día y noche se movían los carros que transportaban materiales de construcción y obras de arte desde las ruinas de las ciudades rebeldes.

Alrededor de Samarcanda se fundaron pequeños asentamientos que llevaban los nombres de grandes ciudades del mundo: Bagdad, Damasco, El Cairo, Shiraz, Sultanía e incluso París, que más tarde se convirtió en Farish.
A finales del siglo XIV Timur comenzó a prepararse para la conquista de la parte oriental de la Ruta de la Seda, China e Indochina, pero ya era demasiado tarde. Sus herederos se repartieron su imperio entre ellos; no revivió más. El kan uzbeko, Sheybani utilizando la diplomacia y el poder fue tomando gradualmente las tierras de Transoxiana. Las economías de las ciudades se restauraron gradualmente. En el siglo XVI, la artesanía y el comercio en las ciudades de Bujara (Bukhara), Samarcanda y Tashkent estaban bien desarrollados. Los edificios con cúpula, caravasares, mezquitas y otras estructuras erigidas bajo Abdulla Kan han sobrevivido en Bujara.

Con el desarrollo de la artesanía también prosperó el comercio. En el siglo XVI, las embajadas de Bujara y Jiva (Khiva), junto con las caravanas comerciales, fueron a Moscú, India, Irán, Kashgar, Siberia y las estepas de Kazajistán. A cambio, sus embajadas llegaron a Bujara. Después de que los kanatos de Kazán y luego de Astracán fueran anexados al estado de Moscú en 1557, aparecieron allí comerciantes de Joresm, y los comerciantes de Moscú llegaron a Bujara.

En 1558 Bujara fue visitada por Jenkinson, un inglés, que era el embajador oficial de Iván el Terrible. En 1559 se le unieron las embajadas de Bujara, Balj y Urgench en su viaje de regreso a Moscú con el propósito de concluir acuerdos comerciales. Más tarde Abdulla Kan envió repetidamente a sus embajadores a Iván el Terrible y a su hijo.
Moscú importó "los dientes de pescado" (colmillos de morsa), pieles, cueros, miel, cera, artículos de madera, productos metálicos, halcones y gerifalte halcones árticos. Los europeos occidentales trajeron telas, terciopelo, espejos y armas (aunque su exportación estaba prohibida) a través de Moscú. El permiso imperial especial era obligatorio para llevar plata y monedas a Bujara.

Asia Central enviaba a Rusia seda, tejidos de lana y algodón, piel de cordero, seda cruda, alfombras, especias, frutos secos, etc. Asia Central era conocida por el comercio de esclavos, principalmente iraníes capturados por los uzbecos durante sus incursiones a Jorasán (Khurasan), y rusos que compraban a los nómadas de Dashti-Kipchak.