Folclore Azerbaiyano

El folclore azerbaiyano es una expresión creativa de los valores locales de coraje, sabiduría, amabilidad, respeto por la naturaleza y orgullo nacional. Algunas de las leyendas más antiguas de Azerbaiyán han sobrevivido solo a través de rituales relacionados con Navruz y otros eventos importantes, mientras que otra parte del folclore ha llegado a nosotros en forma de poemas y epopeyas.  

Las epopeyas han permanecido como un género central en el folclore tradicional azerbaiyano, y son vistas a través de trabajos como Oguzname, Epopeya de Koroghlu y el Libro de Dede Korkut, cada uno de los cuales convergen creencias nacionales e historia, tanto reales como imaginarias. Los trovadores locales llamados ashugs jugaron un rol central en la preservación de las epopeyas, lo cual tuvo un profundo impacto en la creencia local, ya que ayudó a solidificar la moral y los códigos sociales.  

El folclore tradicional encontró una mayor expresión en bayati, cortos pero apasionados poemas que constan de cuatro líneas con siete sílabas cada una. Bayati se enfocaba en la efusión de la emoción humana y a menudo tomaba la forma de sabiduría popular. Estos poemas pertenecían tradicionalmente al universo de la mujer, y algunos eruditos discuten que los bayati orales representan el reportorio perdido de las epopeyas femeninas.