Circuito Grupal por Uzbekistán - en Español
Tashkent, Khiva (Jiva), Bujará (Bukhara), Samarcanda
8 Días | Primavera, verano, otoño
US$ 1,390 por persona

Madraza Barak-khan, Tashkent

Madraza Barak-khan, Tashkent

La madraza Barak-Khan fue construida en el siglo XVI por Suyunidzh-Khan, uno de los nietos de Ulugbek. El sitio se convirtió en sede de la Administración Espiritual de los musulmanes de Asia Central, y es también el lugar donde se encuentra la gran biblioteca de manuscritos orientales. Una característica destacada de la biblioteca de la madraza Barak-Khan, es que se utiliza para mantener el mundialmente conocido Corán del califa Osman. Es la fuente principal del sagrado libro del islam escrito a mediados del siglo VII. El antiguo y gran manuscrito, con 353 páginas de pergamino con el texto original del Corán, ha sido preservado por siglos en el tesoro de los califas (en ciudades de Medina, Damasco y Bagdad). Desde Damasco, durante el gobierno de Tamerlán, el Corán de Osman (Otomano) se abrió paso hasta Uzbekistán, luego, en el siglo ХIX, fue enviado a San Petersburgo, donde se guardó antes de la revolución. Finalmente, el Corán fue llevado a Asia Central a través de Ufa.

Una leyenda cuenta que el Califa Osman fue asesinado mientras leía este mismo libro y desde ese momento sus páginas, hechas de piel de ciervo, guardan sus manchas de sangre. El Corán de Osman se convirtió en una reliquia sagrada, guardada en la corte de los califas posteriores primero en Medina, luego en Damasco y Bagdad. Diversos movimientos religiosos y sectas que surgieron posteriormente dentro del califato podían, en el mejor de los casos, negar ciertos pasajes del libro sagrado, alegando que fueron distorsionados por los escribas por error o incluso por mala intención del califa, quien, por ejemplo, no fue venerado por los chiítas, partidarios del poder hereditario del clan Ali; pero no fueron capaces de oponer otros textos sagrados al Corán otomano.

Tras la ocupación de Bagdad por el kan mongol Hulagu en 1258, quien ejecutó al califa al-Mustasim junto con sus numerosos sirvientes, los historiadores no saben exactamente el destino de cada uno de los manuscritos. Sin embargo, en el siglo XV, el Corán con manchas de sangre seca apareció en Samarcanda. Inicialmente fue guardado en la corte de Mirzo Ulugbek, el nieto de Amir Timur, quien ordenó hacer un atril de mármol gigante para él en el patio del Mausoleo de Bibi-Khanum. Luego, encontró su camino hacia la mezquita de Sheikh Khodja Akhrar, nativa de Tashkent.

En 1868 Samarcanda fue ocupada por las tropas del imperio ruso, y anexada a la Gobierno General de Turquestán. El mayor general Abramov, jefe del distrito de Zerafshan, sabiendo de este manuscrito único, lo retiró de la mezquita pagando 100 rublos de oro como compensación a los cuidadores. El Corán fue enviado a Tashkent al gobernador general Konstantin von Kaufman quien, un año después, lo donó a la Biblioteca Imperial Pública en San Petersburgo.

En cuanto a las dudas sobre la autenticidad del Corán de Osman, los científicos rusos que investigaron el libro, llegaron a la conclusión de que podría haberse escrito en los siglos VII o VIII, en el territorio del Irán moderno.

En diciembre de 1917, el Congreso Musulmán Regional del Distrito Nacional de Petrogrado apeló al Comisariado del Pueblo para Asuntos Nacionales con una solicitud para devolver la reliquia sagrada a los musulmanes, habiendo recibido una resolución cinco días después del Comisario del Pueblo de Educación Lunacharsky: "Emitir inmediatamente ", tras lo cual el Corán de Osman fue entregado al Consejo Musulmán de toda Rusia, localizado en ese entonces, en Ufa. Desde allí, en 1924, fue trasladado a Tashkent y luego regresó a Samarcanda, a la mezquita de Khoja Akhror. En 1941, la reliquia fue transferida para su almacenamiento al Museo de Historia de los Pueblos de Uzbekistán en Tashkent. A principios de los años 90, después de que Uzbekistán obtuviera la soberanía estatal, el presidente de la República de Uzbekistán, Islam Karimov, entregó la reliquia al muftí en la plaza Khast Imam.

Sigue siendo un misterio cómo llegó el Corán de Osman a Maverannahr. Según la versión más popular, la reliquia fue encontrada durante la invasión de las tropas de Amir Timur en 1393, quien reunió una biblioteca de valiosos manuscritos en su capital, Samarcanda. Según otra leyenda, la orden sufí Naqshbandi, encabezada por el jeque Khoja Akhror en el siglo XV, el manuscrito fue obtenido después de las invasiones mongolas, por derviches valientes y astutos en tiempos difíciles. Pero entre los residentes de Tashkent, que consideran a Kaffal Shashi el primer patrón de la ciudad, hay una hermosa leyenda incluso más popular, que cuenta que Kaffal Shashi trajo el famoso Corán del califa Osman a Tashkent desde Bagdad.

El califa de Bagdad, le regaló un libro sagrado manuscrito único a Kaffal Shashi, una excelente respuesta poética al emperador bizantino. Estrictamente hablando, esta versión, refleja el amor y el respeto que Abu Bakr Ismail Kaffal ash-Shashi ejerció en Tashkent en todo momento.