Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

Tashkent es la primera ciudad que ve la mayoría de los viajeros que llegan a Uzbekistán y donde finalizan la mayor parte de los tours organizados. Al ser una capital moderna, tiende a vivir en la sombra de ciudades turísticas como Samarcanda, Bujará y Jiva, cuyos monumentos históricos transportan a los viajeros en búsqueda de exotismo directo a una escena de “Las mil y una noches”. La mayoría de las guías de viaje recomiendan dejar Tashkent tan pronto como arriba para dirigirse hacia los domos azules de las ciudades de la Gran Ruta de la Seda. Esto es una verdadera pena, ya que Tashkent cuenta con muchos sitios únicos que con seguridad ampliarán sus horizontes y profundizarán su apreciación por la región.

Para aquellos que buscan diversificar su viaje y romper con las rutas turísticas tradicionales, le ofrecemos una lista de las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent.

1. Sienta el espíritu oriental del Bazar Chorsu mientras compra especias, frutos secos y dulces.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

El Bazar Chorsu es un aminado y bullicioso mercado, dirigido no al turismo, sino a los residentes de Tashkent, haciendo del lugar un sitio para sumergirse en la vida local. Aparte de sus apretadas filas, su gran domo azul y la ampliación en la selección de productos que han aparecido en el último tiempo, muy poco ha cambiado desde su construcción siglos atrás.

El duradero encanto de Chorsu yace en su atmósfera general, la cual simplemente captura a los sentidos: mostradores llenos de especias aromáticas, frutas y frutos secos, productos frescos, miel y bollería recién horneada evocan imágenes de un pasado distante, mientras que los puestos provistos de ropa, joyas y perfumes yacen en la parte trasera, la cual lidera a la Madrasa Kukeldash. Entre el incesante bullicio, se encuentran los persuasivos vendedores, listos para comenzar con el juego del regateo a medida que hombres y mujeres pasan apresurados, apretando fuertemente las palmas de sus niños inquietos. Pero no será el único observando este asombroso entorno; las arrugadas caras ancianas de los vendedores ¡seguramente sentirán tanta curiosidad por usted como usted por ellos!

2. Vea la bien conservada arquitectura islámica mientras camina desde el Bazar Chorsu a la Madrasa Kukeldash y la Mezquita Juma.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

Casi tan pronto como deje el Bazar Chorsu por su puerta trasera, será recibido por impresionantes ejemplos de la arquitectura islámica, la cual le dará la impresión de haber sido transportado de Tashkent a Samarcanda. Por una pequeña suma podrá caminar por los patios de la Madrasa Kukeldash y recorrer la antigua escuela religiosa, ambas de las cuales cuentan con un sabor oriental. El complejo también incluye una pequeña tienda de recuerdos con tallados a mano y si tiene suerte, incluso podrá ver al maestro mismo trabajando.

3. Aprecie el panorama de la tarde en Tashkent.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

La Torre de Tashkent se encuentra entre las 11 torres de TV más altas del mundo. Su forma se asemeja a un cohete espacial listo para despegar, y por la tarde su torre brilla con miles de luces que acentúan aún más su fantástica forma. La plataforma de observación de la Torre de Tashkent se encuentra en el sexto piso, mientras que el séptimo piso cuenta con un restaurante giratorio donde podrá beber una taza de té o una cerveza. Si desea acceder a la torre, recuerde llevar su pasaporte, ya que todos deben mostrar su identificación antes de ingresar.

4. Coma como un verdadero uzbeko.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

Cualquier persona familiarizada con la cocina uzbeka sabrá que la lista de las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent debe incluir “plov”. A la hora del almuerzo, diríjase al Centro de Plov de Asia Central, donde le servirán una gran porción de este plato tradicional que se derretirá en su boca. Para disfrutar del plov como un local, asegúrese de comerlo con pan chato fresco, escabeches, ensalada de tomate y cebolla (achik chuchuk) y algo de “té de Tashkent”, un té negro dulce saborizado con limón. Esta clásica y abundante comida es muy exitosa no solo por su maravilloso sabor, sino por su bajo costo, siendo que dos porciones equivalen a alrededor de USD 5.

A pesar de que es posible encontrar plov en las cafeterías de todo Tashkent, en ningún sitio encontrará tanta gente como en el Centro Plov, donde sus clientes ¡compran baldes llenos de este irresistible plato! (Este no es un restaurante, pero es posible comer allí y aunque normalmente cierra a las 6pm, puede que se quede sin plov antes de la hora de cierre).

5. Admire las lujosas mezquitas de Tashkent.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

A lo largo del pintoresco banco del Canal de Ankhor se encuentra la Mezquita Menor, una opulenta adición nueva de Tashkent. Construida para reflejar el tradicional estilo uzbeko-islámico y diseñada para albergar hasta 2400 personas, es ahora una de las mezquitas más grandes de la ciudad. Con su fachada blanca de mármol, sus puertas talladas en madera, sus dos minaretes y su gran domo azul, la Mezquita Menor es hermosa e inconfundible. En días soleados, brilla con la luz dando la impresión de que sus paredes de hecho resplandecen, mientras que su domo parece mezclarse con el claro cielo. Su jardín bien mantenido añade gracia a su frente. Las mujeres deben ingresar a la mezquita con sus hombros, rodillas y cabeza cubiertos, mientras que los hombres cuentan con una entrada separada a la derecha del patio.

6. Vea un manuscrito antiguo mundialmente famoso.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

El Complejo Khast-Imam, localizado en el casco Antiguo de la ciudad, incluye la Madrasa Kan Barak, la Mezquita Tilla-Sheikh, el Mausoleo Abubakr Kaffal-Shashi y el Instituto Islámico al-Bukhari. El mismo se hizo famoso por contener el mundialmente famoso Corán de Samarcanda (Corán Uthman), una copia otomana del siglo VII. El reverenciado libro no solo es antiguo, sino también enorme y cuenta con 353 hojas grandes apergaminadas. Por siglos, fue mantenido con los tesoros de los califas en Bagdad, Damasco y Medina, y ahora se preserva en la Librería de Manuscritos Orientales en Khast-Imam. Mientras se encuentre en Tashkent, asegúrese de tomar su tiempo para ver esta reliquia.

7. Busque souvenirs exclusivos en Casa Humana.

La Casa Humana de Tashkent es un centro cultural, una tienda de recuerdos, una galería de arte y un café ¡todo en uno!
Localizado en un estilizado edificio de adobe, la galería se destaca entre los hogares simples de una planta de su barrio. El sitio está lleno de personalidad y es una gema para cualquiera interesado en el arte y la cultura uzbeka. Deberá realizar un pequeño desvío del camino principal hacia las calles del mahalla (barrio) para alcanzarlo, pero vale la pena el esfuerzo.

Los amistosos vendedores de Casa Humana le ofrecerán un pequeño tour, le mostrarán la tienda con sus diversos cuartos y le contarán acerca de cada producto, antes de ofrecerle una taza de café y una conversación amena. Con una gran selección de prendas confeccionadas a mano y productos de cuero entre otros, es el sitio perfecto para comprar recuerdos en Tashkent. Casa Humana también organiza eventos, incluyendo noches de películas (en ruso), talleres de arte y exhibiciones especiales.

8. Explore un museo subterráneo.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

La mayor parte del metro de Tashkent parece menos un metro y más un museo o sala de baile. Cada una de sus docenas de estaciones ha sido individualmente diseñada, y es por lo tanto única. Algunas cuentan con magníficas lámparas, otras con cerámicas pintadas en sus paredes y varias fueron construidas con arcos impresionantes. La mayoría de las estaciones están ricamente decoradas revestidas con mármol, mientras que casi todas las estaciones de las primeras líneas de metro (la línea roja Chilonzor y la línea azul Uzbekistán) están magníficamente adornadas con hermosos candelabros. Muchas estaciones reflejan un distintivo estilo soviético, un clásico estilo uzbeko, o una combinación de ambos.

Un punto extra del metro es que permanece deliciosamente fresco en verano y acogedoramente cálido en invierno, con lo cual una visita autoguiada en este museo subterráneo, es la opción perfecta para escapar del mal tiempo o recuperarse del calor. Las estaciones más populares del Metro de Tashkent son Bodomzor, Kosmonovtlar, Alisher Navoi y Mustaqillik.

9. Deguste vino local en una bodega privada.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

Visitar una bodega puede ser una de las cosas más inusuales que hacer en Uzbekistán, sin embargo, es una fabulosa opción si desea probar el vino local seco, experimentar la vida rural en un maravilloso entorno o simplemente salir de la ciudad por un día. Dispuestos en la base de las Montañas Tien Shan, cerca de Tashkent, se encuentran los viñedos de la Bodega Chateau Hamkor, la cual se extiende sobre el horizonte contra un maravilloso fondo de montaña como escenario. La bodega está localizada en el pueblo de Namdanak, donde los gansos se precipitan a través de sencillos caminos bordeados de pequeñas casas, cuyas puertas permanecen hospitalariamente abiertas de par en par.

En una excursión a Chateau Hamkor aprenderá paso a paso el proceso de producción de vino, desde la selección de uvas hasta el embotellamiento, y podrá realizar un tour en la bodega. Vea de primera mano como se recogen las uvas y donde se descargan, antes de finaliza el tour en un cuarto de cata muy estilizado, donde podrá degustar una selección de vinos y bocadillos ligeros en un ambiente relajado.

10. Sumérjase en la vida teatral de Tashkent.

Las 10 mejores cosas que hacer en Tashkent

Tashkent es hogar de muchos teatros y entre los más renombrados se encuentra el Teatro Independiente de Mark Weil, el Teatro Ilkhom y la Academia Estatal de Opera y Ballet del Bolshoi Alisher Navoi (Teatro Bolshoi), nombrada en honor al aclamado autor y poeta uzbeko del siglo XV. Por muchos años, las actuaciones de Ilkhom han estado en demanda no solo en Tashkent, sino en todo el mundo. Por su parte, el Teatro del Bolshoi ha liderado por mucho tiempo el teatro en Uzbekistán y sus actuaciones han alcanzado un nivel completamente nuevo bajo la guía de su director más reciente, el famoso bailarín y productor letón, Andris Liepa. Ilkhom ofrece muchas actuaciones informales y originales, mientras que el Teatro del Bolshoi se especializa en la ópera clásica y las obras maestras del ballet. Cualquiera sea su elección, su tarde de teatro en Tashkent con seguridad será una verdadera delicia cultural.