Circuito Grupal por Uzbekistán - en Español
Tashkent, Khiva (Jiva), Bujará (Bukhara), Samarcanda
8 Días | Primavera, verano, otoño
US$ 1,390 por persona

Madrasa Kukeldash, Tashkent

Madrasa Kukeldash, Tashkent

La madrasa Kukeldash en Tashkent, situada cerca del famoso bazar Chorsu en el Casco Antiguo, es uno de los lugares históricos más famosos de la capital uzbeka.

La madraza Kukeldash de Tashkent fue construida bajo la dinastía Shaybánida por el visir Dervish Khan en 1570. Debido a su estrecha relación con el gobernante, el jan era más conocido por su apodo "Kukeldash", que significa "hermano de leche", y por ello la madrasa construida por él pasó a llamarse Kukeldash. La estructura terminada, rica en decoración y repleta de mayólica azul celeste, rivalizaba con la mejor arquitectura de Samarcanda y Bujará.

La madrasa formaba parte de la plaza principal de la ciudad de Tashkent, entonces llamada Registán, y en un principio estaba destinada a la enseñanza religiosa. Sin embargo, a lo largo de su historia, la madraza Kukeldash fue reutilizada, abandonada y reconstruida en numerosas ocasiones. En el siglo XVII, la madrasa se utilizó como caravasar para mercaderes ambulantes y, en los años siguientes, las dos torres que coronaban el portal de entrada se derrumbaron debido al abandono.

En el siglo XIX, la madrasa sufrió más daños cuando se utilizó como refugio de los khanes de Kokand durante disturbios civiles e invasiones enemigas. Incluso se llevaron a cabo ejecuciones públicas en Kukeldash hasta mediados del siglo XIX, ya que las mujeres sospechosas de adulterio eran cubiertas con una bolsa y arrojadas desde el alto portal de entrada a la calle adoquinada de abajo. El mal uso continuado de Kukledash, junto con varios terremotos y dificultades económicas en el siglo XIX, dejaron la madrasa en mal estado. Los esfuerzos de restauración consiguieron salvar el edificio, pero apenas dejaron intacto su aspecto original.

Bajo el régimen soviético de mediados del siglo XX, la madraza Kukeldash se utilizó para exposiciones museísticas ateas, un irónico contraste con los bellos muros orientales de la antigua institución. A finales de la era soviética, la madrasa albergó el Museo de Instrumentos Nacionales de Uzbekistán, pero sólo después de la independencia de Uzbekistán se prestó la debida atención a la restauración a gran escala del histórico Registán de Tashkent, incluida la madrasa Kukeldash.

Madrasa Kukeldash, Tashkent
Madrasa Kukeldash, Tashkent
Madrasa Kukeldash, Tashkent

La restauración de la madraza se basó en fotografías de la década de 1880 que mostraban un gran patio enmarcado por hujras (celdas) tradicionales de dos pisos que servían de vivienda a los estudiantes. Las zonas habitables comunicaban con aulas, una mezquita y salones abiertos, en uno de los cuales hay una inscripción que reza: "La muerte es inevitable, pero el trabajo realizado por una persona es inmortal". El portal principal de entrada tiene 20 metros de altura y fue completamente restaurado y decorado con pinturas de mayólica en tonos tradicionales de blanco, azul y ocre. Las ventanas de la madrasa están adornadas con rejas decorativas en las que se han grabado los nombres de Alá y del profeta Mahoma. Desde las dos torres situadas en el borde del portal, los almuédanos invitan a los musulmanes a la oración cinco veces al día.

La madraza Kukeldash, restaurada, vuelve a funcionar como instituto religioso, equipado hoy con aulas, salas de informática, una sala especial para aprender caligrafía, una gran biblioteca, un gimnasio, una cafetería y un dormitorio. Cada año, más de 100 estudiantes son admitidos por concurso en un programa de 4 años. Tras graduarse en la madrasa, los alumnos tienen la opción de ser destinados a una de las mezquitas de Uzbekistán o de continuar sus estudios en una universidad laica.

A pesar de ser un activo centro de enseñanza, la madraza Kukeldash de Tashkent permanece abierta al público. Los visitantes son bienvenidos a recorrer su jardín, conocer su historia y sus leyendas y admirar la arquitectura de estilo tradicional, que a pesar de haber sido restaurada recientemente sigue evocando recuerdos del pasado medieval de Uzbekistán.