Boysun, Uzbekistán

Experimenta las antiguas tradiciones en Boysun

¿Quiere hacer un viaje en el tiempo que le llevará a un lugar secreto que guarda la memoria de cultura de los reinos Greco-Bactriano y de Kushán, las ceremonias paganas de los adoradores del fuego y los cultos de los chamanes?

Caravanas comerciales viajaron aquí a través de las Puertas de Hierro por el estrecho cañón de las montañas durante miles de años. Los ejércitos de Alejandro Magno (Alejandro el Grande), Genghis Khan, Tamerlán pasaron por esta región.

La cueva Teshik-Tash (en Ingles), donde se encontraron restos de neandertales, es mundialmente conocida. En las montañas de Kugitang se pueden ver pinturas murales de la "caza mágica de toros" de la época del Mesolítico. Todos estos son BOYSUN.

Le llevará solo dos horas en automóvil desde Termez hacia las montañas Boysun y se encontrará en un mundo muy diferente, donde las costumbres y cultura centenarias de la población local se han mantenido casi sin cambios.

Los nombres de pueblos como Rabat, Derbend, Padang, Kofirun suenan como música mágica que promete un viaje de cuento de hadas. Y lo conseguirá, cruzando las estepas calientes del desierto en las estribaciones de las Montañas Boysun. Las arboledas de nogales y plátanos orientales (Chinar) se han reemplazado por bosques de "archa". Los claros alpinos que cubren la tierra como una alfombra esmeralda son agradables a la vista. El agua cristalina de los ríos de montaña crea un microclima específico que tiene un efecto saludable en todo lo que vive. En la primavera, los dekhkans (campesinos) cultivan la tierra, utilizando métodos ancestrales: realizan los surcos apoyándose en el arado tirado por caballo. Y esto no es algo exótico, sino la vida real.

Boysun, Uzbekistán
Boysun, Uzbekistán
Boysun, Uzbekistán

La gente de Boysun decora sus hogares con coloridos "suzane" (cobertores bordados), alfombras caseras, que son livianas, fuertes y cálidas, y decoran vestidos y zapatos con adornos y bordados intrincados. En las mesas – vajillas de cerámica pintadas y a lo largo de paredes - troncos tallados.

En el patio trasero de cada casa hay un "tandyr", un horno de barro donde se hornea el tradicional pan plano. La harina utilizada en los panes está hecha de granos cultivados localmente y procesados manualmente o usando molinos de agua. Los herreros que aún fabrican diversas herramientas, instrumentos, utensilios y joyas para los residentes locales son bien conocidos por sus habilidades. En general, el estilo de vida de la gente de Boysun preserva el estilo de vida tradicional. Cada familia, makhalla (vecindario o bloque), pueblo mantiene con ternura las tradiciones artesanales, la cultura de las ceremonias domésticas y familiares y las perpetua generación tras generación.

Lo más notable es que Boysun no es un mito ni una representación teatral de días pasados. No es una fantasía. Esta es la realidad. Esta pequeña isla del pasado y tradicional existe.

Festival Boysun Bahori, Uzbekistán
Festival Boysun Bahori, Uzbekistán
Festival Boysun Bahori, Uzbekistán

Más fotos de Boysun

Cualquier evento especial sea festivo, un cumpleaños o un funeral, se lleva a cabo utilizando ciertas ceremonias rituales que tienen un significado específico y conservan los ecos de los credos paganos. Alpamysh, un poema épico heróico fue compuesto en el mismo lugar, en medio de kungrat uzbeco, sobre la base de canciones populares. Las tradiciones populares de la gente de Boysun son verdaderamente únicas. Esto también fue reconocido en el mundo. Canciones, bailes, leyendas, disfraces, artesanías populares conforman el estilo de vida natural de la gente local. La gente, naturaleza y el espacio se fusionaron para crear una hermosa armonía del ser. Es por eso que, a finales de mayo de 2002, se llevó a cabo el Primer Festival Folclórico Abierto "Primavera de Boysun" en la antigua tierra de Boysun. Cantantes y artistas populares se reunieron aquí para presentar ceremonias y bailes al público. En el festival participaron invitados de muchos países del mundo. Tuvieron una experiencia única para ver, en el oasis de Surkhan, la actitud cuidadosa y respetuosa con la riqueza cultural y espiritual de los uzbekos.

Vecindad